Alternative flash content

You need to upgrade your Flash Player

Get Adobe Flash player

周四, 16 9月 2010 14:28

En busca del ícono blanco

Written by 
Rate this item
(0 votes)

El Malbec, hoy, está establecido firmemente como el ícono de los vinos tintos argentinos. Es el vino que ha abierto las puertas internacionales a la Argentina y estableció una imagen que todos, salvo uno pocos admiten no tiene paralelo. Paul Hobbs, un destacado enólogo de Napa Valley, que es también un reconocido asesor internacional del vino y también un enólogo en la Argentina, lo admite, pero añade un complemento muy interesante.

FUENTE: Wine Report

 

Paul sostiene que el trono aparentemente inamovible y permanente ocupado por Malbec está bajo una amenaza más interesante, con Cabernet Sauvignon nada menos!

Paul ha confesado en público alegando que en Argentina, con  un poco de ajuste más abajo en la viña y en la bodega, se encuentran en condiciones de desafiar seriamente la parte superior de Cabernets disponibles en la actualidad. Sea o no la gente se acomodó en sus palacios cómodo allí abajo en Burdeos y sus alrededores, se comienza a temblar y temblar, o no, es tema para otra columna, pero la sola idea de que esto podría ser el caso es interesante, a saber, la Y por lo menos no perdamos de vista a un posible pretendiente al cetro del que es hoy nuestro ícono tinto, sobre el Bonarda,  Paul no ha dicho nada (en público, al menos) .. .

Sin embargo, aunque nuestro mundo de vino tinto está bien ordenado y respetado, lo mismo no puede decirse de los blancos, en los que Argentina carece de cualquier tipo de presencia importante. Hacemos buenos Chardonnay, sí, y muy respetables Semillón y Viognier y un delicado y más agradable Gewurztraminer, pero en la escena internacional de estos vinos, los pocos que se hacen de calidad – se encuentran en la línea de coro y no acaparando incluso un papel secundario entre el modelo profesional. Esto es curioso porque tenemos una de las variedades blancas que posee todas las virtudes que han impulsado al Malbec al candelero, y sobre todo a un grado superior. Esta uva es el Torrontés.

La uva Torrontés, que se encuentra a lo largo de los viñedos de norte a sur de nuestro país,  parece que lo mejor se da en Salta, tiene una buena cantidad de similitud con el Malbec. El Torrontés ha sido considerado como una uva secundaria, incapaz de producirse nada más que para beber, más afrutada y abrumadora, el vino para el uso diario. Malbec fué considerada también como una uva útil secundaria sólo para la mezcla hasta que su verdadero carácter se descubrió. Hoy en día, Torrontés está saliendo de su despreciado rol de menor importancia en nuestros viñedos, para comenzar a asumir una posición verdaderamente importante en nuestra producción variada de vinos nacionales.

Gran parte de este cambio ha sido debido a la intensificación del control de viñedo y la aplicación de tecnología moderna, adaptada a lo que parece ser el sabor internacional en vinos blancos. El mismo grado de atención y la técnica que se aplica a nuestros tintos encima ahora está enfocada en Torrontés, hasta el punto que el florido, vino abrumador que no se sabía hace mucho tiempo está emergiendo como un vino delicado, suave y afrutado que está llamando la atención de los consumidores en el extranjero, especialmente en los EE.UU. que es, hoy, el principal mercado de Torrontés. Jay Miller, que hace las veces de Robert Parker en aquellas áreas que Parker no puede ir, admite ser “un fanático del Torrontés, especialmente de los de Cafayate”. Doug Frost, una de las tres únicas personas que se jacta del título de Master of Wine y Master Sommelier considera que el Torrontés puede ser para la Argentina, en los vinos blancos, lo que el Malbec es para la Argentina en los tintos. “Ningún otro país ha logrado hacer un vino que sea tan delicioso y capaz de competir a nivel internacional.”

Pero no todo el mundo viaja en la misma bandwaggon. Michael Schachner, quién escribe para la revista Wine Enthusiast y también para alimentación y revistas de viajes, piensa diferente. “¿Si creo que se trata de un vino excelente a nivel internacional? Lo siento, pero yo no “es la principal objeción a los ojos de Schachner que el Torrontés no envejece bién. Potable hasta un año de edad, pero no es recomendable después de eso.

No tenemos que ir al extranjero para buscar opiniones. El enólogo local de Finca El Origen, Gonzalo Beltesen es de la opinión que hoy en día, Torrontés es un vino nuevo y desconocido, con gran frescura y novedad, y como tal  llama la atención de los consumidores dispuestos a romper las tradiciones y buscar nuevas experiencias.

Sin embargo, la novedad pronto se pueden desgastar y estos mismos consumidores a su vez buscar otras novedades que aparecen en el mercado. La pregunta sigue siendo: el Torrontés asumirá la corona de monarca blanco de la Argentina, o tendrá sus quince minutos de gloria y luego desaparecerá? Sólo el tiempo lo dirá.

 

Read 16541 times Last modified on 周四, 30 9月 2010 09:25
Marketing

Email 该E-mail地址已受到防止垃圾邮件机器人的保护,您必须启用浏览器的Java Script才能看到。

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Newsletter

Novedades de Prensa

Blog

Follow us on